Dióxido de titanio: el uso como aditivo alimentario de E171